Claves para una buena higiene del sueño

Ten por seguro que si puedes dormir bien la mayoría de los días te sentirás mejor, te sentirás mejor, pensarás con más claridad y te podrás concentrar; a través del sueño el cuerpo se recarga física y mentalmente. Si logras dormir bien de manera permanente los inconvenientes de la vida diaria y los desafíos parecerán menos complicados y estresantes.

Necesitamos mantener una buena higiene del sueño, ¿cómo?

Duerme lo suficiente: Cada persona es diferente, y la mejor manera de saber cuántas horas de sueño necesitamos es prestarle atención a nuestro cuerpo. Si al despertarte te sientes descansado es muy probable que estás durmiendo lo suficiente; pero si no es así y constantemente te sientes fatigado es posible que no estés durmiendo la cantidad de horas necesarias.

Libera tu mente: Es importante aprender a guardar las preocupaciones antes de irnos a dormir. Para despejarte de lo que te preocupa es bueno que te des cuenta de cómo te sientes, escribe en un diario o haz una lista de lo pendiente para el día siguiente. El propósito es que te sientas lo más libre de estrés posible antes de poner tu cabeza en la almohada.

Haz una rutina:Si te sientes tenso antes de acostarte, prueba diseñar una rutina para la hora de irte a dormir. Es recomendable tomar un baño tibio a la misma hora en la noche, luego beber una infusión caliente, usar la luz de lámpara de tu mesa de noche mientras lees un libro o revista.  Haz un té de lavanda, valeriana, tilo o manzanilla.

Tu habitación es importante: Haz de tu habitación un lugar que invite a relajarte; un lugar para dormir y tener sexo solamente. Algo que ayuda a promover un sueño reparador es ordenar tu entorno. Mantén tu cuarto organizado, trata de no usar las pantallas por lo menos una hora o 45 minutos antes de acostarte y prueba con velas aromatizantes que inviten a relajarte.

Si crees que tu problema para dormir se deba a la ansiedad, te invito a conversarlo en terapia. ¡Haz clic aquí para concertar una cita!

 

Posee una maestría en Psicología Clínica de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Es egresada de Psicología Clínica de la Universidad de la Tercera Edad (UTE). Ha realizado diplomaturas en Terapia Cognitiva y TREC con la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) de Argentina, así como entrenamientos en psicometría con la Society for Personality Assessment en EE.UU., Además de su práctica profesional como psicoterapeuta individual y de pareja, trabaja en evaluaciones de personalidad, cognitiva y diagnósticos en adolescentes y adultos.
Compártelo en tus redes
Menu