¿Cómo está afectando el estrés y ansiedad generada por la pandemia en la vida sexual de las parejas?

Por: Marjorie Ariza, M.A

¿Cuánto anhelaste estar con tu pareja 24/7? ¿Lo recuerdas? Muchos han querido o fantaseado con esta idea, sobre todo al inicio de la relación, y también cuando pensaban en concretar la convivencia.

Esto hace ya 8 meses aproximadamente sucedió, sin previo aviso ni planificación, y lo que es más importante, nos fue impuesto; no tuvimos alternativa. No fueron esas vacaciones que tanto esperabas fuera de tu hogar para desconectarte de las rutinas diarias; y en el caso de los que tienen hijos, incluso descansar y solo verse como pareja.

Este nuevo momento vino cargado de una forma excesiva de muchos cambios, con información en ocasiones no tan certera, de incertidumbre, de temor por la posibilidad de quedar sin empleo, y sobre todo la duda de poder enfermar, o de poder perder la vida propia y seres queridos en el proceso.

Todo esto invitó al estrés y la ansiedad a entrar en los hogares y las relaciones, y también a quedarse de una forma continua y hasta permanente.

Vamos a partir por entender qué es el estrés y su implicación en la función sexual: «El estrés es una respuesta biológica y psicológica ante una situación percibida como una amenaza. Una de las sustancias cerebrales involucradas en el estrés es el factor liberador de corticotrofina; esta sustancia, entre otras cosas, inhibe el deseo sexual» explica, desde la ‘química’, Francisca Molero, sexóloga clínica y ginecóloga codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona y presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología.

¿Qué sucede naturalmente entonces a consecuencia de este estrés continuo que vivimos en este momento?

Nuestro organismo se enfoca en activar las funciones que nos van a servir para enfrentarnos a la amenaza y se inhibirán las que no sean necesarias en ese momento; una de estas es la del deseo de sexo.

A lo cual se le suma ahora, confinados mayormente en el ámbito doméstico, teletrabajando, o habiendo sido suspendidos del trabajo, con hijos en muchos casos, y con alteración en la dinámica familiar por estos motivos.

¿En qué momento del día descansas? ¿Sacas tiempo para ti y para sentir deseo?

La falta de un balance en los roles en nuestras vidas nos lleva nuevamente a no estar tan atentos de la frecuencia y el deseo sexual, ya que en momentos como estos estamos en modo emergencia, haciendo lo necesario para sobrellevar y sobrevivir este tiempo de total incertidumbre.

Sabiendo lo anterior, quiero mencionarles cuatro aspectos fundamentales a tomar en cuenta dentro de una relación de pareja para que evaluar cómo está su relación, y a la vez realicen los ajustes necesarios para beneficiarse de todo lo positivo que surge cuando una pareja esta en armonía. las sugerencias son mayormente enfocadas a lo que vivimos actualmente.

1- Sentimientos. Lo que siento por mi pareja y cómo se lo demuestro.

¿Qué atención especial puedo tener? ¿Qué tanto agradezco su apoyo? ¿Qué tanto apoyo a mi pareja?

2- Comunicación. Nos permite estar conectados, conocernos mejor. Dedicas tiempo para escuchar y hablar con tu pareja? ¿Logran entenderse? ¿Saben salir a flote cuando se presentan diferencias entre ustedes? ¿Tienen estrategias que les funcionan?

3-Intimidad. Palabras, miradas, toques, juegos, sorpresas, coito..

4-Diversión. Capacidad de disfrutar juntos, incluso hasta cuando hacen las tareas del hogar, cuando uno cocina y el otro ayuda, cuando juegan cartas.

Realmente, en momentos como el que vivimos, sí está siendo afectado el deseo y la frecuencia sexual; es por eso que se requiere de una atención especial por parte de cada uno de los miembros de la pareja, para primero reflexionar y evaluarse individualmente, luego en pareja y así poder conversar al respecto hasta lograr hacer los ajustes necesarios.

De sentir que no pueden solos, les sugiero que busquen apoyo con un terapeuta de parejas y sexualidad.

 

Tiene Maestría en Sexualidad Humana y Terapia de Parejas, del Instituto de Sexualidad Humana de la UASD. Es egresada de Psicología Clínica de la Universidad de la Tercera Edad (UTE). Su trabajo abarca adolescentes y adultos en el manejo de conflictos personales y en sus relaciones. Además trabaja las disfunciones sexuales, psicoeducación y renovación de la vida sexual en la relación de pareja. También está certificada como Life Coach por Coaching Ontológico S.C., lo que le permite apoyar a sus pacientes en el proceso de definir su situación actual, con el establecimiento de metas, la toma de decisiones y la creación de un proyecto de vida.
Compártelo en tus redes
Menu