¿Cómo manejar a mi hija/o con Trastorno Límite de la Personalidad?

Por: César A. Fernández

¿Convives con algún familiar con TLP o crees que tu familiar tiene Trastorno Límite de Personalidad? Hemos creado un taller para ti. Clic aquí para ver más

Vivir con hijos con el Trastorno Límite de Personalidad (TLP) puede resultar una tarea demandante, complicada y en ocasiones agotadora para los padres. El TLP no solamente afecta al individuo que lo padece, sino también a su entorno directo.

Las personas con TLP tienden a experimentar las emociones con mayor intensidad que el promedio, son hipersensibles a situaciones de rechazo y abandono, pueden ser impulsivos, irritables, con frecuencia tienen relaciones interpersonales conflictivas, en ocasiones son desestructurados, y muestran mayores índices de conductas auto-lesivas e ideaciones suicidas que los demás.

Si quieres ver los sintomas más característicos haz clic aquí 

Todo esto hace que sea un reto para los padres manejar hijos con esta condición en particular. Es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Recuerda que tu hija/o padece un Trastorno de Personalidad, y qué muchas de las conductas que manifiesta son debido a su alta reactividad emocional y dificultad para controlar sus impulsos. Intenta comprenderlos y no juzgarlos.
  • Puede ser que sus reacciones te parezcan exageradas o más intensa de lo adecuado, pero es porque su interpretación de la situación y su respuesta emocional a la situación también son así de intensas o exageradas. En cada interacción conflictiva busca descubrir cuáles han sido sus detonantes, para que puedas abordarlos directamente.
  • Es vital que valides lo que tu hija/a está sintiendo y diciendo. Validar no significa estar de acuerdo con lo que dice; significa hacerle entender que de alguna forma comprendes lo que sienten, que entiendes que para ella/él es difícil, que imaginas lo molesto que se pueden sentir dadas las circunstancias.
  • Validar puede ser tan sencillo como decir “Veo que estas molesto con lo que te acabo de decir ¿Hay algo que no te gustara?”, “Sé que para ti es frustrante aceptar que hoy no podrás salir”, “Me imagino no es fácil para ti que tu amiga te haya respondido de esa forma”.
  • Quizás más importante que validar es no invalidar. Debemos evitar a toda costa frases como “No tienes razón para ponerte así”, “Tienes todo y no lo sabes apreciar”, o “Deja de exagerar, eso es una bobería”.
  • Si la situación está muy tensa es importante evites una confrontación directa, pidas de manera directa que bajemos el tono (así mismo, “bajemos” en plural), señales que en esas condiciones no puedes hablar, y que dirijas la atención a que la conversación se retome cuando hayan bajado los ánimos
  • Es importante mantener la estructura del hogar y las reglas claras. No puedes ceder a cosas que no quieres por temor a los exabruptos emocionales de tu hija/o.
  • No te escandalices por las emociones intensas de tu hijo o las expresiones marcadas de emotividad, ideas catastróficas y amenazas. Si bien es cierto que debes aprender a reconocer, con la ayuda de un especialista, las pautas de alarma y de riesgo, también debes aprender a tolerar conversaciones sobre emociones negativas y hasta ideaciones suicidas esporádicas, sin necesidad de alarmarte.

El TLP es un trastorno demandante, complicado y agotador. Pero es posible trabajarlo en terapia, aprender a entenderlo y manejarlo, y lograr importantes mejoras en el individuo y su familia.¡No esperes para buscar ayuda!

¿Convives con algún familiar con TLP o crees que tu familiar tiene Trastorno Límite de Personalidad? Hemos creado un taller para ti. Clic aquí para ver más

Con una Maestría en Psicología Clínica de Columbia University, Nueva York, EE.UU. Es egresado de Psicología del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Tiene un entrenamiento en Dialectical Behavioral Therapy y Good Psychiatric Management por el Borderline Personality Institute del McLean Hospital, Harvard University. En su práctica utiliza un enfoque ecléctico que combina los métodos cognitivo-conductual, sistémico, analítico y humanístico. Actualmente trabaja con adultos, con adolescentes y niños. Además, realiza evaluaciones psicológicas de personalidad, cognitivas y vocacionales.
Compártelo en tus redes
Menu