Creencias culturales que estigmatizan a la mujer

Por: Katherine Langa

Todos tenemos un sistema de creencias, un conjunto de pensamientos, tanto conscientes como inconscientes, que impulsa nuestra autoimagen y nuestro comportamiento.

Si tu sistema de creencias te envía mensajes perjudiciales sobre ti y el mundo, la vida puede convertirse en una lucha constante.

Dice Kelly McDaniel, en su libro Ready to Heal (“Lista para Sanar”), que hay cuatro creencias culturales que crean un sentimiento de vergüenza en las mujeres:

Creencia Cultural Uno: Debo ser “buena” para ser merecedora de amor
Creencia Cultural Dos: Si soy una mujer sexual, soy “mala”
Creencia Cultural Tres: No soy realmente una mujer al menos que alguien me desee de manera sexual y/o romántica
Creencia Cultural Cuatro: Debo ser sexual para ser amada

Hoy me referiré a una de las creencias que es especialmente difícil, la Creencia Cultural Uno. Debo ser “buena” para ser merecedora de amor. Esta es una creencia cultural irracional. Desde pequeñas nos enseñan que el amor “se gana”, y esto lo hacemos a través de nuestras acciones y comportamientos. Para ser “buenas” debemos ser obedientes, agradables, sumisas y complacientes. Nos enseñan a buscar nuestra identidad a través de una pareja, quien solamente nos querrá si somos “buenas”.

Esta creencia, que forma parte de nuestro sistema de creencias irracionales y son inconscientes, dirige nuestro comportamiento. Nos lleva a suprimir partes importantes de nosotras mismas, para encajar y para ser amadas. El malestar que nos genera reprimirnos puede manifestarse con ira (dirigida hacia dentro o hacia fuera), depresión y retraimiento. Sin darnos cuenta conformamos nuestra forma de ser a la expectativa cultural de ser mujer, y ser “buena”, generando un conflicto interior importante que afecta el autoestima de manera significativa.

Parte de sanar es identificar y desarmar las creencias negativas almacenadas en tu mente y cuerpo.

“Construir un nuevo sistema de creencias que te ayude a lograr lo que te propongas. No es fácil deshacernos de las creencias irracionales, y en terapia trabajamos para sustituirlas con creencias sanas”, Si te sientes identificada, haz clic aquí para concertar una cita.

El cambio se hace desde dentro, en nuestro proceso de pensamiento, que a la vez, provoca un cambio de comportamiento. Por eso hoy es importante hacer el trabajo de AFIRMAR que valgo porque existo. Soy merecedora de todo lo mejor, porque existo. Soy capaz de amar y digna de recibir amor, tal y como soy.

Posee una maestría en Trastorno Mental Grave, Integración de Psicoterapia y Psicofármacos de la Universidad de Barcelona. También cuenta con un Posgrado en Psicopatología Clínica del adulto de la Universidad Autónoma de Barcelona. Es egresada de Psicología Clínica de la Universidad Iberoamericana (UNIBE). Tiene entrenamiento en Dialectical Behavioral Therapy y Good Psychiatric Management por el Borderline Personality Institute del McLean Hospital, Harvard University. También, recibió entrenamiento en Terapia Cognitivo Conductual con Aaron y Judith Beck en el Beck Institute en Filadelfia, EE.UU. Trabaja con adolescentes, adultos y pacientes con diagnósticos psiquiátricos
Compártelo en tus redes
Menu