Hablemos de la tartamudez

  1. Home
  2. chevron_right
  3. Artículos
  4. chevron_right
  5. Hablemos de la tartamudez
Hablemos-de-la-tartamudez

Autora: Dra. María C. Gutiérrez Giraldo
Terapista del habla/ Odontopediatra

Para la mayoría de los seres humanos,  expresarse con palabras es una actividad rutinaria y hasta inconsciente. Esta herramienta de la comunicación que nos facilita tanto la vida y que permite mantenernos activos en el entorno social, en algunos casos puede llegar a ser una tortura. Pensemos en lo sencillo que resulta para buena parte de los que están leyendo este artículo, el sentarse a tomar un café con un amigo mientras intercambian historias y experiencias del día. Ahora invierta esta situación y pónganse en los zapatos de quien al hacerlo le cuesta trabajo y tiene bloqueos o espasmos, interrupciones o silencios intermitentes  durante la conversación. Es por esto que hoy en el día Internacional de la Tartamudez quiero hablar un poco de ella.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) setenta millones de personas presentan una dificultad en la fluencia del habla conocida como disfemia o también llamada comúnmente tartamudez. Se caracteriza por interrupciones de la fluidez del habla y de acuerdo a la forma como se manifieste se clasificará en diferentes tipos. En el caso de  la tónica se producen interrupciones ocasionadas por espasmos musculares mientras que en la Clónica hay una repetición de sílabas y palabras. Por último se puede presentar la mas común la Tónico- Clónica que no es mas que una combinación de las dos anteriores.

No hay una causa concreta por la que se produzca esta situación pero se cree que  pueden influir algunos factores a nivel cerebral, psicológico o genético ninguno de estos comprobado realmente. La disfemia es frecuente en los niños pequeños cuando están la etapa de aprendizaje del habla, esto es posible ya que no se han desarrollado lo suficiente como para seguir el ritmo de lo que quieren decir y esto hace que por intentar decir mucho sufran bloqueos que los lleven a repetir sílabas o palabras. Este evento normal a estas edades es conocido como  tartamudez del desarrollo y la gran diferencia es que a medida que se fortalece el habla va disminuyendo la disfemia hasta desaparecer. Es importante resaltar que los hombres son mas susceptibles a manifestar el trastorno que las mujeres.

Los signos y síntomas pueden variar de una persona a otra pero en la gran mayoría de los casos se pueden presentar:

  • Repetición de un sonido, sílaba o palabra
  • Dificultad para comenzar una palabra, frase u oración
  • Pausas dentro de una misma palabra o cortos silencios para pronunciar sílabas o palabras
  • Tensión excesiva, rigidez o movimiento de la cara o la parte superior del cuerpo para pronunciar una palabra
  • Ansiedad al tener que hablar
  • Aislamiento.

Todo esto puede ir acompañado de puños cerrados, parpadeo excesivo, sudoración en las manos, temblor de la cara o labios y Tics.

Existen diferentes  alternativas y métodos utilizados por los logopedas o terapistas del habla que ayudan a crear estrategias de manejo efectivo de este trastorno. También es muy importante tener en cuenta que el inicio temprano de la intervención dará mas oportunidades para su tratamiento de tal forma  que se pueda conseguir disminuirlo, mejorarlo o brindar pautas para manejarlo de una manera efectiva para el paciente.

Por último es fundamental resaltar la importancia del apoyo familiar ya que una colaboración del entorno hará posible una adaptación favorable de quienes presentan este trastorno.

Si alguno de tus familiares presenta esta condición, los invito a conversarlo en terapia para obtener las herramientas que les permitirán tener una dinámica saludable y un manejo efectivo de este trastorno. Haz clic aquí para coordinar una cita.

Compártelo en tus redes
Menu