Homosexualidad, Rechazo y Salud Mental

Hoy se conmemora el Día Internacional contra la Homofobia, ya que el 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de su listado de enfermedades mentales, reconociéndola como una de las diferentes orientaciones sexuales que puede presentar un ser humano.

Hay familias que llegan a consulta en crisis porque uno de sus miembros les acaba de informar que es homosexual. En nuestra sociedad es aún común que, frente a dicha noticia, algunos padres incurran en conductas de rechazo, amenaza o castigo hacia su familiar. “No voy a aceptar eso en esta casa”, “me das asco”, “estas muerto para mi”.

Estas frases, que tienden a ser dichas desde el temor, la negación y la desinformación, son en ocasiones un intento desesperado de los padres por querer conseguir que sus hijos cambien. Pero estas respuestas conductuales NO tienen ningún tipo de impacto en la orientación sexual del hijo; pero SÍ tienen un impacto importante en su salud mental.

Un individuo rechazado por su familia por su orientación sexual tiende a presentar un incremento en síntomas de depresión y ansiedad, mayor riesgo de abuso de sustancias y más intentos de suicidio (Puckett et al., 2014). Además, tiende a presentar dificultades de autoestima, homofobia internalizada (odio a sí mismo por su orientación) y mayores conductas sexuales de riesgo (Katz-Wise et al., 2016).

Por el contrario, la aceptación y el apoyo familiar están asociados con mayor autoestima, menos abuso de sustancias y menor riesgo de depresión y suicidio (Ryan et al., 2010).

Quizás no comprendas la orientación sexual de tu hijo/a. Quizás no te sientas listo para conversar abiertamente sobre el tema. Quizás su orientación sexual entre en conflicto con tus creencias religiosas. Quizás se te haga muy difícil entenderle, aceptarle y no juzgarle. Todo eso es válido y lo puedes explorar con un terapeuta. Pero si tu reacción frente a la situación es de apoyo emocional, de interés por conocer qué es lo que tu hijo/a está sintiendo, de apertura y honestidad, pues estarás protegiendo a tu hijo/a de dificultades significativas de salud mental, y sentarás las bases para una relación saludable con tu hijo/a.

¿No sabes cómo hacer esto? Te dejo una frase de ejemplo: “Esto es difícil para mí de entender y no sé si puedo aceptar con plenitud lo que me estás expresando; pero estoy aquí para ti, eres mi hijo/a y me importas, y quiero que siempre seas claro/a conmigo”.

Referencias:

Puckett, Jae & Woodward, Eva & Mereish, Ethan & Pantalone, David. (2014). Parental Rejection Following Sexual Orientation Disclosure: Impact on Internalized Homophobia, Social Support, and Mental Health. LGBT Health.

Katz-Wise, S. L., Rosario, M., & Tsappis, M. (2016). Lesbian, Gay, Bisexual, and Transgender Youth and Family Acceptance. Pediatric clinics of North America, 63(6), 1011–1025.

Ryan C, Huebner D, Diaz RM, Sanchez J. Family rejection as a predictor of negative health outcomes in white and Latino lesbian, gay, and bisexual young adults. Pediatrics. 2009;123(1):346–352. doi: 10.1542/peds.2007-3524

Newcomb ME, Heinz AJ, Mustanski B. Examining risk and protective factors for alcohol use in lesbian, gay, bisexual, and transgender youth: a longitudinal multilevel analysis. J Stud Alcohol Drugs. 2012;73(5):783–793.

Ryan C, Russell ST, Huebner D, Diaz R, Sanchez J. Family acceptance in adolescence and the health of LGBT young adults. J Child Adolesc Psychiatr Nurs. 2010;23(4):205–213.

Con una Maestría en Psicología Clínica de Columbia University, Nueva York, EE.UU. Es egresado de Psicología del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Tiene un entrenamiento en Dialectical Behavioral Therapy y Good Psychiatric Management por el Borderline Personality Institute del McLean Hospital, Harvard University. En su práctica utiliza un enfoque ecléctico que combina los métodos cognitivo-conductual, sistémico, analítico y humanístico. Actualmente trabaja con adultos, con adolescentes y niños. Además, realiza evaluaciones psicológicas de personalidad, cognitivas y vocacionales.
Compártelo en tus redes
Menú