La relación que tenemos con la comida dice más de nuestra mente que de nuestro cuerpo

Por Msc. Katherine Langa 

Juzgar cualquier aspecto de ti mismo como malo o feo es abusar de ti mismo/a. Cuando te dices frases hirientes como “¡qué gordo estás!”, ” ¡qué feo eres!”, te estás maltratando; cuando comes de más o por debajo de la porción que corresponde, también. Por lo tanto, la relación que tenemos con la comida dice más de nuestra mente, que de nuestro cuerpo.

Frases como las anteriores nos mantienen en un ciclo de autosabotaje y odio autodirigido que podemos pensar que tenemos bajo control muchas veces, pero que no sana hasta que lo trabajamos. Mientras usemos la comida para premiarnos/castigarnos, le estamos dando un poder que solo está en nuestra mente.

Comer y nutrir son actos de amor propio, alimentamos nuestro cuerpo tanto como lo queremos. Restringir es castigar, comer más de lo que nuestro cuerpo nos pide es también un castigo. Privar nuestro cuerpo de alimentos que necesita, buscando un resultado externo, es abuso. El cambio viene desde dentro, empieza amando tu cuerpo, acariciándolo, agradeciéndole por todo lo que hace por ti.

Hoy, empieza con pasos sencillos. Haz una afirmación positiva frente al espejo, escríbete una nota, date mensajes positivos. Escoge tus alimentos según lo que necesite tu cuerpo, oriéntate de un profesional. Aprende a escuchar tu cuerpo. ¿Aceptas el reto?

Posee una maestría en Trastorno Mental Grave, Integración de Psicoterapia y Psicofármacos de la Universidad de Barcelona. También cuenta con un Posgrado en Psicopatología Clínica del adulto de la Universidad Autónoma de Barcelona. Es egresada de Psicología Clínica de la Universidad Iberoamericana (UNIBE). Tiene entrenamiento en Dialectical Behavioral Therapy y Good Psychiatric Management por el Borderline Personality Institute del McLean Hospital, Harvard University. También, recibió entrenamiento en Terapia Cognitivo Conductual con Aaron y Judith Beck en el Beck Institute en Filadelfia, EE.UU. Trabaja con adolescentes, adultos y pacientes con diagnósticos psiquiátricos
Compártelo en tus redes
Menú