Navidad 101: ¡Come lo que quieras, pero hazlo con atención!

En esta época de navidad y fin de año muchas personas sienten ansiedad y preocupación por el peso, después de un año de muchos ejercicios físicos y dietas para mantener la figura, se enfrentan a las fiestas con miedo y angustia de echar todo por la borda.

Nos reunimos y comemos para estar contentos, festejar con alegría con nuestros amigos y seres queridos o compañeros de estudios o trabajo. También comemos si nos sentimos solos y tristes. Comemos porque estamos nerviosos, estresados, ansiosos. Comemos porque guardé esta comida y no la debo tirar, comemos hasta llenarnos porque me serví mucha comida y no se debe dejar nada en el plato. Comemos porque estoy en una fiesta y hay comida. Comemos porque es Navidad y me invitan a muchas actividades donde hay comida y comida sabrosa que solo la como en esta época del año.

Si comemos con atención (mindful eating) podemos comer lo que queramos comer y mantener también la figura en estas fiestas. Mindful eating no es hacer una dieta, es estar consciente de que cada alimento que elegimos y decidimos comer tiene una consecuencia en nuestro cuerpo, en cómo nos sentimos y nos vemos.

Comer con conciencia es crear una relación saludable con la comida, es hacer un ritual de comer y no un acto por impulso. Comer con atención busca que tengamos más control de las emociones, de cuando sentimos “hambre” pero en realidad no es hambre.

Para crear una relación saludable con la comida hay que cambiar algunos hábitos. Te dejo con algunas técnicas que te pueden ayudar

1. Come despacio
2. Mastica bien los alimentos
3. Traga toda la comida antes de entrar a tu boca el siguiente bocado
4. Presta atención a todos tus sentidos cuando comes, enfócate en cómo sabe, huele, en la textura y color de tus alimentos.
5. Trata de identificar cada ingrediente
6. Come bocados pequeños, te ayuda a saborear mejor los alimentos
7. Come en la mesa, no en la cama o sala de tu casa
8. Evita estímulos intensos como el celular, computadora, televisión, libros y música a alto volumen o cualquier cosa que te distraiga.
9. No comas mientras trabajas, termina tu trabajo y enfócate solamente en la comida.
10. Planifica con antelación tus comidas

Empieza el día haciendo ejercicios o dando una buena caminata. Hacerlo puede reducir el apetito todo lo que queda del día. No comas dulces ni harinas entre comidas, elige platos horneados, vegetales y carne a la plancha; cuida lo que bebes, el alcohol y los refrescos tienen muchas calorías; evita ir con hambre a la cena de Nochebuena o Fin de año y no te lleves sobrantes a la casa para no repetir la comida al día siguiente.

¡Come lo que quieras, pero hazlo con atención!

¿Entiendes que detrás de tu mala relación con la comida hay algo más, y quieres descubrirlo? Vamos a conversarlo juntos en terapia. Haz clic aquí para coordinar tu cita 

Posee una maestría en Psicología Clínica de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Es egresada de Psicología Clínica de la Universidad de la Tercera Edad (UTE). Ha realizado diplomaturas en Terapia Cognitiva y TREC con la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) de Argentina, así como entrenamientos en psicometría con la Society for Personality Assessment en EE.UU., Además de su práctica profesional como psicoterapeuta individual y de pareja, trabaja en evaluaciones de personalidad, cognitiva y diagnósticos en adolescentes y adultos.
Compártelo en tus redes
Menu