Pocketing, cuando tu pareja te oculta.

Por: César A. Fernández, M.A.

Llamamos pocketing u ocultamiento de pareja, cuando un individuo evita por todos los medios presentar a la persona con la cual está saliendo a sus familiares y amigos, se rehúsa a involucrarla en su vida con los demás, la mantiene alejada de su círculo íntimo y completamente ausente de sus redes sociales. Es como si la relación en la que está no existiese para el público.

¿Cuáles son las razones más frecuentes del pocketing?

La razón más temida es que la persona con la cuál estés saliendo tenga otra relación paralela. Usualmente esta relación paralela sería la relación formal de la persona, por lo cual te mantendría a ti, su segunda relación, alejada de su círculo íntimo y de su vida pública.

Pero esta no es la única razón por la cuál una persona pudiese incurrir en pocketing. La persona pudiese tener temor al compromiso, a que la relación se convierta en más seria de lo que quisiera o para lo cuál no esté preparado. Detrás de este temor al compromiso muchas veces pudiese haber un miedo al abandono o al fracaso. ¿Quizás te preguntes que relación puede haber entre el miedo al compromiso y el temor al abandono o fracaso? Pues resulta que, para evitar y protegerse emocionalmente de un eventual abandono o fracaso de la relación más adelante, la persona puede evitar (muchas veces de forma inconsciente) que la relación se vuelva demasiado seria o formal, manteniendo a la pareja al margen del resto de su vida.

En otras ocasiones el individuo puede temer que sus amigos y familiares desaprueben a la persona con la cuál está saliendo. Puede que entienda que la persona con la cuál está saliendo no va a cumplir con los estándares de éxito y cualidades personales que sus padres esperarían de su pareja; o que la persona con la que esté saliendo sea de un estrato socio-económico diferente o pertenezca a algún subgrupo de la población que por alguna razón el resto de los miembros de la familia discrimine (por raza, religión, etc.); o puede que simplemente crea que la pareja no le caerá bien a sus familiares o amigos por su forma de ser.

También hay personas que quieren tener una vida libre de ataduras y cualquier relación que tengan usualmente la tendrán al margen del resto de su vida. Estos individuos constantemente hacen pocketing a todas las personas con las cuales están. También puede ser que la persona no esté genuinamente interesada en la relación actual y su intención sea solamente pasar el rato contigo.

Si la relación en cuestión es entre dos personas del mismo sexo, puede ser posible que el individuo incurra en el pocketing por no estar aún preparado para involucrar a su pareja con sus familiares. Pudiera aún estar en el closet, pudiese temer un posible rechazo de su familia, o sentirse aún incómodo con compartir esta parte de su vida abiertamente con sus amigos.

También se puede dar el caso de que la persona no quiera presentarte a su familia porque por alguna razón se avergüenza de su situación familiar. Puede ser que tenga una posición económica inferior a la tuya, que su madre sea muy entrometida, que su padre haga constantemente comentarios inapropiados, que su hermano sea muy complicado, o que la dinámica familiar en su casa sea tóxica y peleen con frecuencia. En este contexto, por temor a que le vayas a rechazar o alejarte, la persona podría inclinarse por no presentarte a su familia hasta sentir que aceptarás su contexto tal cuál es.

El pocketing se puede dar tanto en hombres como en mujeres. Quienes lo hacen lo pueden hacer de manera bien consciente, sabiendo que están activamente manteniendo a la pareja alejada de su círculo cercano. No obstante, hay personas que pueden mostrar la conducta sin tener una consciencia clara de estar haciéndolo, y mucho menos de por qué lo están haciendo. Si les preguntas por qué incurren en el pocketing puede ser que simplemente respondan que sienten que no están listos para llevar a la pareja a la casa, o que sienten que aún ha llegado el momento para ello.

¿Cómo reconocer que estoy ante un caso de pocketing?

Es normal que en las primeras semanas e incluso meses de estar saliendo con alguien, muchas personas no se sientan aún cómodas con presentar a esta persona en su círculo íntimo. Es normal que quieran conocerle bien, ver si es alguien con quien comparte suficientes cosas en común como para tener una relación significativa, e incluso que no quieran adentrar a la persona a su círculo íntimo hasta saber si es alguien con quién estarán a largo plazo.

Ahora bien, si ya tienes varios meses saliendo con la persona, y aún no conoces a un solo amigo o familiar, es probable que te estén haciendo pocketing. Otras señales que te pudieran indicar un posible pocketing son: tu pareja nunca hace planes que involucren otras personas; cuando se da el momento de conocer a algún familiar o amigo (p.ej. un cumpleaños o cena familiar) la persona siempre tiene una excusa o una explicación de por qué aún no es un buen momento para que vayas; con frecuencia se juntan en lugares recluidos y no muy frecuentados; no te hablan mucho de las personas de su círculo íntimo; no hay ninguna mención o fotografía tuya en sus redes sociales; cuando se encuentran con alguien nunca te introduce a la persona como su pareja; y te das cuenta de que nadie en su círculo realmente sabe quien eres.

¿Crees que te están haciendo pocketing? ¿Estás haciendo pocketing tú? Lo más importante en todo este tema es que puedas hablar abiertamente con tu pareja sobre cómo te sientes. Si estás del lado de la persona que sufre el pocketing exprésale a tu pareja tu deseo de conocer a su familia y por qué esto es importante para ti, y cómo te hace sentir el verte tan alejado/a de su círculo. Si eres la persona haciendo pocketing es importante que reflexiones sobre cuáles son las razones que te están llevando a incurrir en esto. Pregúntate si hay algún temor a tratar, miedo al compromiso, vergüenza, temor al rechazo o a la evaluación negativa, falta de interés, entre otras.

Si notas alguno de las señales descritas, contáctanos para comprender qué pudiese estar pasando en tu dinámica de pareja.

 

Con una Maestría en Psicología Clínica de Columbia University, Nueva York, EE.UU. Es egresado de Psicología del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Tiene un entrenamiento en Dialectical Behavioral Therapy y Good Psychiatric Management por el Borderline Personality Institute del McLean Hospital, Harvard University. En su práctica utiliza un enfoque ecléctico que combina los métodos cognitivo-conductual, sistémico, analítico y humanístico. Actualmente trabaja con adultos, con adolescentes y niños. Además, realiza evaluaciones psicológicas de personalidad, cognitivas y vocacionales.
Compártelo en tus redes
Menu