¿Sientes que las personas juzgan tu relación?

relaciones

Por: Alejandra Matos

Este tema es sumamente importante específicamente con el tema de las redes sociales. Vemos lo que la gente postea, comenta, lo que vemos y lo que no vemos nos puede afectar. Es importante poder manejar el sentir de cómo nos están juzgando nuestra relación no solo en redes sociales si no que a nuestro alrededor.

El sentir que nos están juzgando puede venir por ese sentimiento de que si estamos haciendo lo correcto o no.

Muchas veces nos ponemos a pensar si nuestra relación está avanzando como debe de avanzar. Son estas expectativas que tenemos en nuestra cabeza que muchas veces nos hacen dudar de nuestra pareja, de nuestra relación, o hasta de nuestra propia persona.

Para trabajar este tema a profundidad te invito a mi próximo taller “Relaciones Resilientes: un taller para crear relaciones sanas”

Lo primero es si de verdad las personas están evaluando, ¿por qué razones vamos a aceptar esas críticas? Todo el mundo tiene algo que decir sobre nuestra relación, ya sea que esté de acuerdo o que no está de acuerdo, le gusta o no le gusta, que piensa que debemos hacer o no hacer. El tema es cómo aceptar y tomar estos comentarios. A continuación te daré unos pasos a seguir para evaluar los comentarios que recibes sobre tu relación.

  1. Evaluar las personas que te están haciendo este comentario. Tú puedes determinar si la persona que está presentando este comentario, lo está haciendo porque tiene una preocupación, una observación o si viene bien intencionado. No todo el mundo que comenta sobre nuestra relación tiene buenas intenciones. En otros casos, o a lo mejor tiene buenas intenciones, pero no es una persona que sea un marco de referencia con la cual podamos evaluar nuestra vida.
  2. Revisar la intención detrás del comentario. ¿Cuál es la intención detrás del comentario? ¿Es una actitud de crítica? ¿Es un deseo de controlar nuestra relación? ¿O a lo mejor de controlar nuestra persona? Esto es muy importante evaluarlo, porque hay veces que una persona ya sea de nuestra familia, una amistad o quien sea, puede tratar de buscar controlar nuestra relación, incluso tratar de controlarnos. Puede hacerlo desde un proceso consciente o inconscientemente. Es muy importante darnos cuenta de eso.
  3. Analizar si es una narrativa social de lo que debe de ser una relación. Se tienen muchas ideas sobre “cómo debe de ser” una relación: de que tiene que tener un titulo en especifico, que debe de durar tanto tiempo antes de poder pasar a una siguiente etapa o que una relación debe de verse de cierta forma. También hay creencias de que si en una relación ha pasado tanto tiempo y no ha pasado un compromiso formal, como el matrimonio o comenzar una familia, entonces hay un problema. Estas narrativas sociales son muy dañinas, nos hacen cuestionar cosas que pueden ser buenas y eso sumamente importante para anotar.
  4. Decidir que quieres hacer con ese comentario. Solo tú puedes decidir que quieres hacer con ese comentario. Tú decides si lo quieres incluir en tu relación o no. Porque tú puedes decir “Oye, muchas gracias por el comentario. Yo se que fue con muy buena intención pero, realmente no se aplica a mi relación, a mi meta o a lo que yo he hablado con mi pareja”. Podemos establecer tantos límites internos como externos. Estos se pueden ver como: “Por favor no me hagas este comentario”. También podemos comentar: “Yo tengo esta meta con mi pareja y lo hemos hablado. Estos son nuestros límites y nuestros planes y yo quiero confiar en eso. Si en algún momento quiero cambiar algo, lo voy a conversar con mi pareja y procesarlo”.

¿Qué pasa si no se nos está evaluando, pero igual sentimos esa presión?

Puede ocurrir que nos comparemos con otras parejas. Que le prestemos atención cuando a otra pareja le dan ciertos regalos o mensajes. Puede que miremos a otras parejas son de cierta forma, y ya están dando otros pasos en su relación como el comprometerse. Y esto puede crear preguntas sobre por qué no estás tomando esos pasos con tu pareja. Entonces, comienzas a cuestionarte si estás haciendo las cosas bien o no. Te invito a reflexionar en los siguientes puntos:

  1. No todo lo que aparece en redes sociales es real. Yo he trabajado con personas que sus relaciones parecen de ensueño, pero tienen sus problemas. Esto no significa que no son buenas relaciones, pero no todo el mundo comparte sus dificultades en las redes sociales. Es muy difícil encontrar a una persona que en un espacio comparta lo que está sucediendo en su relación por un montón de temas. No es recomendable comparar tu relación con otras porque en realidad no sabemos por lo que están pasando.
  2. Evaluar si en realidad si hay un problema en tu relación. Piensa si ese temor o ese miedo es una cuestionante que está surgiendo porque actualmente tienes problemas dentro de tu relación. A lo mejor durante mucho tiempo dentro de tu relación  has estado comprometiendo ciertos valores, metas, o deseos para  poder acomodar a tu pareja y o para mantener esta perspectiva de relación perfecta. También, puede ocurrir que intentes mantener la apariencia de una relación estable porque no quieres decepcionar a las personas que están a tu alrededor. Entonces, es importante reflexionar sobre el rol de este miedo, estas dudas o resentimiento que estás experimentando como un posible indicativo de algo que no está bien en la relación.
  3. Inseguridad propia. Tal vez no hay algo malo en nuestra relación pero es una inseguridad que se activa dentro de nuestra persona. Esta inseguridad puede sentirse como que no estar siendo lo suficiente. El miedo al qué dirán, el pensar que la relación debe de ser de cierta forma. También puede ser que experimentes miedo de no saber si estás tomando la decisión adecuada porque en el pasado tomaste decisiones equivocadas. Hay varios temas que se podrían estar activando. Y aunque es un tema que podríamos hablar con nuestra pareja, primero es un tema que tenemos que trabajar en nuestro interior. Es importante tomar este paso antes de intentar esperar que la otra persona cambie o calme nuestra ansiedad. Una persona te puede apoyar pero no necesariamente va a sanar esas heridas, pues es un trabajo propio.

Es un trabajo que se puede hacer con muchos recursos, con libros, talleres, y sobre todo con un trabajo individual. Este puede ser a través de coaching o un proceso terapéutico. Mereces tener relaciones saludables, y mereces sentir esa paz y confianza de lo que estás construyendo con tu pareja y tu vida.

Si quieres tomar el primer paso para una relación más saludable, pero no sabes cómo, te invito a mi próximo encuentro online “Relaciones Resilientes: un taller para crear relaciones sanas”.

Compártelo en tus redes
Menu